USO DE E-PORTFOLIOS EN EL AULA

Comparto el siguiente enlace: ePortfolios para construir conocimiento, un artículo digital publicado en la web cuadernos de pedagogía en el que se reflexiona sobre un proyecto llevado a cabo con alumnos de varias materias en 4º curso de secundaria a través de la implementación de un eportfolio.

Algunos comentarios interesantes que me gustaría destacar sobre este tema y tras la lectura del artículo son los siguientes:

-Frente a las tareas clásicas de aula que buscan reproducir una pedagogía transmisiva y bancaria del conocimiento, la configuración de un eportfolio en el aula supone desarrollar no sólo la competencia digital sino complementariamente otras como la comunicación, la competencia social y ciudadana, la de aprender a aprender, por mencionar algunas. Este tipo de proyectos genera un aprendizaje altamente significativo dando el protagonismo al alumno como gestor de su aprendizaje a la vez que convierte al profesor en un asesor; nuevos roles para una escuela del siglo XXI.

-Este proyecto no deja de ser un proceso dinámico que también aporta un producto, es decir, podemos considerarlo desde un enfoque pluridimensional de la evaluación y no como un resultado final. En este caso, hablamos de diferentes momentos dentro de la evaluación, como pueden ser diagnóstica, formativa, orientadora, sumativa o continua.

-Supone además romper con las barreras físicas del aula para trabajar en red cambiando, como se ha apuntado anteriormente, el modelo pedagógico de la lección magistral a uno más acorde a los intereses y/o habilidades de nuestros alumnos, inmersos en la sociedad de la información. Por lo tanto, constituye un enfoque productivo y activo.

-Por otro lado, se fomenta el aprendizaje entre iguales así como la coevaluación siempre que permitamos a los alumnos trabajar en grupo y analizar/evaluar el trabajo individual y del resto de compañeros a través de rúbricas.

-En palabras de Roger Schank, surge el aprendizaje ya que los alumnos se encuentran activos, es decir, están haciendo, construyendo, fabricando, produciendo. De la misma manera, se contribuye a fomentar la curiosidad e interés ya que, siendo el alumno el protagonista de su aprendizaje, se preocupa de satisfacer su curiosidad y de aprender sobre lo que trabaja, a veces sobre cuestiones que emergen de manera espontánea y secundaria al hilo del trabajo que se está realizando. Se genera un aprendizaje más autónomo.

-Sin lugar a dudas, podemos hablar de un aprendizaje enriquecido, significativo y autónomo, claves de la educación actual en entornos digitales y cada vez más auto-dirigidos.

7471409_orig

Anuncios